Tratamientos

Analgésicos opioides

Su mecanismo de acción se basa en su unión a receptores opioides localizados en el sistema nervioso central y periférico.

Fármacos adyuvantes

Son aquellos cuya indicación principal no es el dolor, pero que su asociación a otros analgésicos aumenta la efectividad en el control del mismo. Nunca deben usarse aislados para estos fines, excepto ciertos fármacos destinados al tratamiento del dolor neuropático. En este grupo se incluyen antidepresivos (amitriptilina, imipramina…), antiepilépticos (carbamacepina, pregabalina…), neurolépticos (haloperidol, clorpromacina…), benzodiacepinas (alprazolam…), corticoides (dexametasona, prednisona…) y otros (calcitonina, ácido hialurónico, diacereína…).

Terapia Multimodal

Con esta terapia se precisan dosis menores de cada analgésico, y aunque en teoría con esto se disminuyen los efectos adversos de cada fármaco, se plantea que pudieran aparecer nuevos de esta asociación. Asociaciones:

  • AINE + AINE: no debe utilizarse (evitar potenciación de efectos).
  • AINEs y opioides
  • Fijas: codeina/paracetamol, D-propoxifeno/ ibuprofeno, D-propoxifeno/dipirona, tramadol/paracetamol.
  • Variables: AINEs/opioides.
  • AINEs + sedantes: debe tenerse precaución al aumentar la dosis, puesto que podemos aumentar la sedación y no la analgesia.
  • AINE + anticolinérgico-espasmolítico.

Vías de Administración

Existen diversas vías de administración. Su elección dependerá principalmente del tipo de fármaco, aunque influyen también otros aspectos (necesidad de rapidez de acción, presencia de patología concomitante, anatomía de cada paciente).

  • Local
  • Regional
  • Sistémica
AGENDA UNA CITA AHORA